Bedooin · Smart Travel
Estamos elaborando tu viaje... Buscando las mejores ofertas:
100.000 alojamientos
423 compañías aéreas
Coches y traslados
Actividades imprescindibles
Bedooin · Smart Travel
Cargando información del alojamiento Solo serán unos instantes
Close
¡Disculpa!
No hay vuelos disponibles para las fechas seleccionadas
No hay alojamientos disponibles para las fechas seleccionadas
No hay coches o traslados disponibles para las fechas seleccionadas
No hay actividades disponibles para las fechas seleccionadas
Modifica los datos de tu reserva para crear tu experiencia única
Close
Envía a un amigo!
Filtros

Descubre Alemania

Si buscas un destino que no te defraude, este es Alemania. Gracias a su privilegiada situación en el centro de Europa, ofrece al turista un montón de posibilidades para poder disfrutar de este país. Está rodeada de 9 países además de tener salida al mar en el norte y dispone de unas magníficas montañas al sur, los Alpes.

Como ves gracias a su localización puedes confeccionar todo tipo de rutas y lugares para visitar. Puedes buscar estancias cortas de 2-3 días para ver una ciudad, o si tienes más tiempo, puedes estar 1 semana o un mes, no te aburrirás. Alemania te ofrece desde pueblos tradicionales y ciudades modernas hasta paisajes inolvidables donde poder disfrutar de la naturaleza. Y si quieres realizar un viaje con los más pequeños de la casa puedes visitar Legoland y el pa... Leer más

Si buscas un destino que no te defraude, este es Alemania. Gracias a su privilegiada situación en el centro de Europa, ofrece al turista un montón de posibilidades para poder disfrutar de este país. Está rodeada de 9 países además de tener salida al mar en el norte y dispone de unas magníficas montañas al sur, los Alpes.

Como ves gracias a su localización puedes confeccionar todo tipo de rutas y lugares para visitar. Puedes buscar estancias cortas de 2-3 días para ver una ciudad, o si tienes más tiempo, puedes estar 1 semana o un mes, no te aburrirás. Alemania te ofrece desde pueblos tradicionales y ciudades modernas hasta paisajes inolvidables donde poder disfrutar de la naturaleza. Y si quieres realizar un viaje con los más pequeños de la casa puedes visitar Legoland y el parque de atracciones de Playmobil.

No tengas miedo a probar la gastronomía de la zona, es espectacular y variada, encontrarás muchas más cosas aparte de las salchichas y de la cerveza, te lo aseguro.

Qué no te tienes que perder de Alemania
La Selva Negra. En el sur del país, esta zona alberga uno de los bosques de pinos más impresionantes de Europa. Si lo que quieres es disfrutar de unas vacaciones en plena naturaleza, es por aquí por donde empezaría. Ya sea porque eres un apasionado de los paseos por la montaña o porque viajas en familia, en la Selva Negra encontrarás actividades para todos los gustos.

Encontrarás pueblos tradicionales que te dejarán sin habla como Sasbachwalden, Gengenbach o Triberg por decir algunos. Y no dejes de ver alguno de sus magníficos lagos como el Schluchsee y el Titisee. Si quieres hacer actividades en familia tienes que llevar a tus hijos sí o sí al Europa Park.

Berlín.

Capital de Alemania desde 1990. Una de las capitales europeas más vibrantes del momento. Su fusión de culturas le hacen una ciudad donde puedes encontrar casi cualquier cosa que te propongas, además de contar con una oferta de hoteles, restaurantes y de ocio enorme. Desde grandes musicales en sus majestuosos teatros hasta pequeñas actuaciones en mitad de la calle que harán las delicias de los transeúntes.

Y por supuesto no nos podemos olvidar de sus grandes monumentos, ejemplo de cómo ha ido evolucionando esta gran ciudad. Tenemos la majestuosa Puerta de Brandemburgo, los últimos vestigios del Muro de Berlín, la Nueva Galería Nacional, la Isla de los Museos, el Checkpoint Charlie, la Catedral, el Reichtag(Parlamento) y la Iglesia Kaiser Wilhelm por citar alguno de los sitios que no te tienes que perder si visitas esta ciudad.

Munich.

Capital de Baviera y tercera ciudad con más habitantes de Alemania. Una de esas ciudades que te dejará sin habla. Encontrarás un montón de galerías y museos que visitar. No puede perderte sus grandes monumentos como: La Catedral de la Virgen, la Plaza Marienplatz, el Palacio de Nymphemburg, la plaza Karlsplatz y el Ayuntamiento. Además, si eres amante de la cerveza no puedes dejar pasar la ocasión de visitar una de las cervecerías más importantes del mundo, la Cervecería Hofbräuhaus. También desde esta ciudad no puedes dejar escapar la oportunidad de visitar el castillo Neuschwanstein, merece la pena.
Hamburgo. Situada al norte de Alemania y a orillas del río Elba encontramos esta increíble ciudad. Elegida en 2011 como la Capital Verde Europea gracias a sus grandes zonas verdes y su vida rodeada de agua. Además, acoge el Jardín Japonés más grande de Europa, el Planten un Blomen. Déjate perder por su casco antiguo. Visita la plaza del Ayuntamiento (Rathausplatz y date un paseo hasta la iglesia de Sankt Nikolai), y no dejes de caminar por las calles Deichstrasse y Cremon. Y aunque no tiene mar, pero si un gran río, visita el puerto y el faro de Sankt Michaelis. Si te gusta ir de compras pásate por la calle Jungfernstieg en el centro de Hamburgo, y si coincide que pasas un domingo visita el antiguo mercado de pescado, el fischmarkt. Como sé que no todo es visitar museos y calles, para los que todavía tenéis ganas de salir un rato de noche, debéis visitar el barrio St. Pauli, un barrio rojo más grande que el de Amsterdam

Dresde.

Es la capital de Sajonia, a unas 2 horas en coche desde Berlín, aunque también cuenta con buenas conexiones en tren. Nos encontramos una ciudad dividida por el río Elba. La parte antigua de la ciudad se denomina Altstadt y la zona más moderna Neustdt. Casi todo lo que hay que ver, como puedes suponer está en la zona antigua: Eso sí, muchos de los edificios que ves han tenido que ser reconstruidos después del fatídico bombardeo sufrido por la ciudad en la II Guerra Mundial. De todos modos, no ha perdido su magia y podemos encontrarnos con muchos rincones donde pasar el día observando la ciudad.

Destacaría la Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora) con una gran cúpula y reconstruida entre 1994 y 2005. SI lo que quieres es tomar unas buenas fotos de la ciudad te recomiendo pasar a la Terraza de Brühl, un gran mirador a orillas del río. No puedes perderte el gran mural de 101 metros en plena calle llamado Fürstenzug o Mosaico del Desfile de los Príncipes donde se representa la historia de la casa de los Wettin. No puedes irte de Desden sin pasar por la catedral de la Santísima Trinidad (Hofkirche) y por Semperoper, posiblemente la ópera más famosa de toda Alemania. Tu visita no sería completa si no te das una vuelta por el Zwindger, un antiguo palacio barroco convertido en museo.

Frankfurt.

Es el centro financiero de Alemania, es el Manhattan alemán. Después de sufrir un bombardeo durante la Gran Guerra, se recuperó de forma espectacular dando un ejemplo de superación inigualable. Destacaría la casa Goethe y la Römenberg, en el centro histórico de la ciudad, donde se realizan todos los años uno de los mercados navideños con más afluencia del país. En la parte más moderna de la ciudad podemos subir a la Torre de Meno de 240 metros de altura, donde nos encontramos un mirador no apto para gente con vértigo. Y si quieres hacer una visita especial te recomiendo pasar por el Palmengarten o jardín de las Palmeras, en el cual hacen actividades durante todo el año para grandes y pequeños.

Colonia.

Situada al lado del río Rhin, fue una antigua colonia romana. Si tenemos que fijarnos en un solo monumento de esta ciudad, sin lugar a dudas es la Catedral, simplemente imponente. También destacaría las puertas que quedan de la antigua fortificación como la Eigelsteintorburg, Hahnentorburg, Severinstorburg o la puerta Ulrepforte.

La iglesia de St, Gereon o el edificio Gürzenich son otros lugares de interés que tienes que visitar de esta ciudad. Y como no, si quieres disfrutar de la ciudad, intenta venir en los carnavales. Pasea por la plaza Heumarkt, una de las más importantes de Colonia y donde se celebra el mercado navideño.

Ratisbona.

Si eres de los que les gusta visitar lugares con encanto, no dejes de pasar por esta ciudad, una de las ciudades medievales mejor conservadas de toda Alemania. En 2006 la UNESCO la nombró Patrimonio de la Humanidad, así que por algo será. Ubicada en el condado de Baviera cerca de Munich. Su majestuoso puente de piedra sobre el río Danubio y su catedral de San Pedro son los grandes reclamos de esta localidad. Y no dejes de visitar la Puerta Praetoria, construido en el ¡año 179 dc!

Lübeck.

Bajo este nombre se esconde una ciudad que sorprenderá a cualquier visitante. Una ciudad medieval donde las haya. No puedes irte sin visitar la Holstentor o puerta de Holsten del siglo XV, y sí, si la ves está inclinada, no es un efecto óptico. También puedes visitar la Iglesia de Santa María una de las más altas de Alemania. También declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco, su casco antiguo se ha mantenido prácticamente intacto. Y disfruta paseando por los patios de las casas. Están abiertos y son relajantes.

Friburgo.

Ubicada cerca de la Selva Negra, es una ciudad que desprende tranquilidad. Pasear por los suelos adoquinados de su casco antiguo y dejarte llevar son una experiencia especial. La catedral situada en la Münsterplatz es del siglo XIV y destaca por su característico color rojizo y sus vidrieras. Otra zona de la ciudad que no debes dejarte es la Rathausplatz donde conviven el antiguo y el nuevo ayuntamiento.