¿Miedo a volar? Tú me entenderás

¿Sabes que un 25% de la población reconoce tener miedo a volar ? ¿Te pasa a ti también? Puede que padezcas aerofobia, pero la buena noticia es que tiene solución.

Diría que, en mi caso, todo empezó con Ryanair y un vuelo Dublín–Reus. Yo había volado antes, de hecho era la época en que vivía en Irlanda así que iba y venía con frecuencia. Me encantaba esa sensación de despegue, de velocidad y el vuelo siempre transcurría con total normalidad según mí criterio. Pero ese vuelo me marcó. Era un día de viento y el aterrizaje se complicó. El avión se aproximó tres veces a la pista y cuando estaba casi tocando volvía a emprender el vuelo con toda su fuerza por culpa de las fuertes rachas de viento. No logramos aterrizar allí así que nos desviaron a Girona. Mi desconocimiento sobre los aviones y los vuelos en general, hizo que en ese momento se me pasara de todo por la cabeza excepto que era algo totalmente controlado y frecuente. Pero esto lo he descubierto ahora.

El miedo a volar se suele desarrollar en muchos casos después de una experiencia traumática y, aunque la mía fue de lo más normal, en ese momento no lo supe identificar. Aún, a día de hoy y muchos viajes después, me sudan las manos en el despegue y pienso en que me gustaría ser creyente para poder rezar, y no es broma. Es un miedo irracional y sin ninguna base lógica, lo sé. También sé que quién no lo ha vivido nunca no lo puede entender así que tratarnos, a quién lo sufrimos, de exagerados no nos ayuda.

Sé que mucha gente siente lo mismo. Aun así, somos viajeras y viajeros adictos a conocer el mundo y  seguiremos volando porque el placer de viajar compensa, y siempre compensará, unas horas de tensión.

IMG_0229

Opciones pero no soluciones

Pero no he logrado seguir volando por mí misma. Al principio empecé con homeopatía, soy muy fan de las terapias alternativas, pero horas antes de uno de los vuelos más largos que he hecho, el Barcelona – Hanoi (Vietnam), por mucho que tomaba las bolitas me sentía cada vez peor. Así que como buena mujer precavida que soy, también llevaba, por si acaso, una cajita de tranquilizantes y tiré de ella. ¡Me salvaron la vida! Era la primera vez que tomaba uno, eso sí, con previa visita al médico y recetado en caso de ansiedad. Antes de entrar en el avión yo ya volaba por libre.

A partir de entonces tomé esta medicación como la cura a mi pánico a volar y en vez de intentar superarlo me he agarrado a esta opción y no he buscado más soluciones. Pero ahora estoy decidida a cambiarlo. Quiero volver a disfrutar del aeropuerto, del ratito antes de volar, de subir al avión y leer tranquila mi libro o ver una película sin estar extremadamente atenta al movimiento y ruido del aparato, asimilando que cada movimiento es normal y no entrar en pánico por nada. Relativizando la situación y controlando mis emociones.

Después de buscar algunas soluciones online di con una web bastante útil y de la que he hecho mi “biblia” para superar mis miedos aeronáuticos. De todo lo que he leído me quedo con estos consejos que seguro, si te has sentido o te sientes como yo, te van a ayudar.

Esto es lo que hago antes del viaje…

Creo una lista de viaje para tener en todo momento la tranquilidad de que no me dejo nada y evitar las preocupaciones de última hora así como para tener, también, anotado todo lo que hay que hacer antes del viaje.

llibreta notes

Reservo vuelos fáciles de afrontar según criterio. Como sabéis, hace poquito estuve en Oporto y durante el vuelo me di cuenta de que me tranquilizaba saber que estábamos volando constantemente sobre tierra. Parece una chorrada pero psicológicamente ayuda.

Prefiero volar de día. A muchos no nos gusta afrontar un vuelo de noche así que en la medida de lo posible escojo un vuelo de día. Si el vuelo es por la mañana mejor y evito darle vueltas al viaje durante demasiadas horas.

Familiarizarme con el aeropuerto también me sirve. Conozco bien el Aeropuerto de Barcelona, que es el que uso más a menudo. Estar familiarizada con él me ayuda a estar más relajada el día del vuelo ya que tengo por mano cada paso hasta el avión.

He adquirido algunos conocimientos de aeronáutica. No soy experta, claro está, pero saber reconocer qué es normal durante el vuelo me ayuda a estar tranquila y sobre todo a no imaginar desastres que no tienen sentido.

Y una cosa que me relaja muchísimo es pasear por la zona del Prat, dónde se ubica el aeropuerto de Barcelona. Ver durante un buen rato como aterrizan y despegan cantidad de aviones y que todo sucede con normalidad hace que volar se vaya convirtiendo en parte de una rutina. Os recomiendo muchísimo pasear por allí. Hay una zona que se llama el Mirador del Aeropuerto del Prat,  donde han puesto unos bancos y es impresionante ver pasar el avión a solo unos metros.  Este es exactamente el punto que os digo:

Mirador Aeropuerto de Barcelona

Y durante el viaje…

Volar con alguien de confianza, con la pareja, hermanos o padres. Alguien que sepa cómo nos sentimos, que nos de nuestro espacio y sobre todo que no tenga miedo a volar también.

Haber practicado previamente técnicas de relajación y de respiración me va muy bien. Y durante el vuelo las pongo en práctica. Al final los pensamientos los generamos nosotros así que tal y como los hacemos venir también los podemos hacer desaparecer.

Tengo que confesar que lo que me falla a veces es la motivación. Cuando siento que se apodera de mí el pánico sólo quiero bajar y olvidarme de viajar pero sé que eso no me hace feliz. Necesito superarme y éste es un reto más.

Y algo muy difícil de conseguir pero necesario para superar el miedo a volar es evitar a toda costa las noticias de aviones que dan los medios de comunicación ya que la mayoría de las veces lo que prima es la exclusiva y no se ciñen a la realidad de los hechos. A parte, por norma general, con una catástrofe aérea o algún incidente, se busca el sensacionalismo y no el rigor. Eso no nos ayuda si estamos intentando superar el miedo a volar.

He recopilado estos vídeos que me son de gran ayuda y me hacen ver que mi miedo no tiene fundamento alguno. ¡Disfrútalos!

  • Un vídeo que me ha dado mucha seguridad es ver este avión y sus investigadores en el ojo de un huracán. Impresionante y recomendable:

 

  • Boing 747 en un desguace, sin motor pero sigue la inercia del viento y se eleva:

  • Relajante vídeo de una exhibición de un avión comercial. Impresiona ver la fuerza y resistencia de los aviones comerciales:

  • 24 horas de tráfico aéreo:

 

¡Comenta!

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *