Supera el síndrome postvacacional con estas 3 escapadas

El síndrome postvacacional existe, pero tiene cura: viajar. Si la despresión postvacacional puede contigo, inspírate con una de las tres escapadas que te dejaran como nuevo.

Nada, solamente un fin de semana. Te vas un viernes, aprovechas el sábado entero y vuelves el domingo con las pilas cargadas y la mente relajada. ask tiava ¿Planazo, no? Pero… ¿2 noches te saben a poco? Tranquilo. Te ofrecemos una alternativa para irte 4 días.

Al final, lo importante es facilitarte la vuelta a la rutina. Lo vas a agradecer tú y los de tu alrededor. ¡Viajar es salud!

Escapada 1: Zúrich

En los pies de los Alpes, con un lago, teleféricos, funiculares… Esta es nuestra propuesta si quieres relajarte en la naturaleza.

El casco antiguo de Zúrich va a tenerte ocupado una mañana, entre visitas, fotografías y alguna que otra compra. Y además del Grossmünster, la iglesia icónica de la ciudad, o las sedes de Google o la FIFA, lo mejor de Zúrich está fuera de sus calles (aunque la ciudad merece que le eches un ojo, por supuesto).

Primer ejemplo: el lago de Zúrich, el lago más limpio de Suiza. 90km2 de agua con multitud de rutas en barco. Alrededor del lago

Segundo ejemplo: el miradero/teleférico/restaurante de Felsenegg, una excursión de un par de horas (si se va a pie) para poder admirar la ciudad, el lago y los Alpes en todo su esplendor. Allí encontramos un restaurante. Como tiene que ser.

Teleférico en Zúrich

Y si te gustan las vistas, súbete al Polybahn, el funicular que conecta el centro de la ciudad con la zona universitaria y que ofrece una panorámica única de la ciudad y su centro.

Si te sobra rato después de tanta natura, date una vuelta por la Banhoffstrasse y cómprate algo. Chocolate, por ejemplo.

Escapada 2: Dublín

La ciudad de los 1000 pubs y una de las ciudades más amigables del mundo. Perfecto para los amantes de la cerveza y la noche.

¿Quieres pubs y cerveza? Toma pubs y cerveza.

Y además de beber cerveza puedes visitar la Guinness Storehouse, el museo de la famosa marca, con siete pisos, un bar en el último y una pinta de Guinness incluída en el precio de entrada.

A lo mejor eres más de whisky. Bueno, estás en Irlanda, no hay ningún problema. Tienes tiempo para hacer el tour en la Old Jameson Distillery. Se te van a pasar los síntomas de la síndrome postvacacional en un momento.

Dublín

El plan perfecto: pasear a pie por la ciudad o aprovechar el bus turístico, dar una vuelta por los principales centros de interés (el castillo de Dublín y Dublinia, por ejemplo), comer algo en el Temple Bar, pasar la tarde en el Meeting House Square y terminar con (más) cerveza. Insuperable.

Escapada 3: 4 días en Florencia

La verdad es que no nos atrevemos a recomendar a alguien que vaya solamente dos noches a Florencia. Esta maravilla italiana necesita más tiempo.

201400000005-florence3santamariadelfiore

Bus turístico, Galeria de la Academia (con el David de Miguel Ángel), y sobretodo la Galería Uffizi, algo imprescindible a visitar en la ciudad. Por no hablar de las plazas, el Duomo, los callejones… Vamos, que la capital de la Toscana, la mejor ciudad de Italia para mucha gente, es un digno destino para recargar pilas.

6093778076_09fc18dc43_b

Cruza el Ponte Vecchio pronto por la mañana y otra vez cuando se vaya a poner el Sol. Verlo desaparecer desde el puente es un espectáculo digno de ver, y vas a ganar unos puntos extra si la escapada es romántica ;)

Si te apetece, Florencia también es una ciudad apta para descubrirla en bicicleta.

Escapadas contra el síndrome postvacacional

Al final, ¿con qué te quedas? ¿Zúrich, para los que buscan montaña y naturaleza? ¿Dublín, para los amantes de la noche? ¿o Florencia, para los que quieran descubrir de la cuna del Renacimiento?

¡Comenta!

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *