Las 6 razones para visitar Cracovia durante 3 días

Que Cracovia sea una de las ciudades europeas con más crecimiento del turismo no es casualidad. Y de ello te das cuenta una vez estás allí. Pero qué ver en Cracovia si dispones de poco tiempo?

Motivos para visitar Cracovia hay de sobras, y nosotros te damos las 6 razones (+1) que van a hacer que Cracovia sea tu próximo destino.

1. El parque Planty

El parque rodea el casco antiguo de la ciudad, en un sitio donde la antigua muralla protegia Cracovia y que al ser desmantelada se apostó por una zona verde en lugar de más edificios. Igual que aquí y ahora, ¿eh?

En el parque se encuentran algunas edificaciones que merecen una visita como la Barbacana, posiblemente la parte más famosa de la antigua muralla que se puede visitar.

parque Cracovia
Fotografía de Jesuscm

Con 21 hectáreas, más de 8Km de longitud, seguro que encuentras algún sitio adecuado para pasar las horas de más calor del mediodía o para descansar un rato.

2. Stare Miasto y la Plaza del Mercado

En el interior del Planty está el Stare Miasto, “casco antiguo” en polaco. En él encontramos la Plaza del Mercado y la mayoría de sitios dignos de visitar de la ciudad.

Se divide en tres zonas: la colina de Wawel, la ciudad medieval (donde está la Plaza del Mercado) y Kazimierz, con sus murallas del siglo XIV.

Plaza y Basílica de Santa María de Cracovia
Fotografía de barnyz

El casco antiguo de Cracovia fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1978.

3. El restaurante Wierzynek

Un restaurante mítico en Cracovia. Probablemente el más conocido. Se nota en el precio, pero sigue valiendo la pena.

Especialista en comida polaca (y menú vegetariano) y con una decoración única. Las valoraciones en Tripadvisor no podrían ser mejores.

No es muy barato, pero hay que tener en cuenta que el cambio de moneda con Polonia nos favorece (un euro son unos 4 zlotys). Otra cosa a tener en cuenta es que en Polonia no existen los “horarios” de cocina. Se sirven platos desde que se abre hasta que se cierra.

4. La cueva del dragón de Wawel

Un maléfico dragón (Smok Wawelski – dragón de Wawel) vivía en una cueva en Wawel. Se comía las vacas, las ovejas y las chicas vírgenes(?) de Cracovia hasta que a un pastor se le ocurrió rellenar un cordero con azufre. Se lo dieron al dragón, que muerto de sed se bebió todo el agua del Vístula y explotó. ¿A quién no le ha pasado que se bebe un río entero y explota? El Rey, agradecido, ofreció su hija en matrimonio al pastor.

La cueva del dragón se puede visitar y descender unos veinte metros por la gruta hasta salir a orillas del Vístula. Allí hay una estatua del dragón que echa fuego por la boca cada 5 minutos. Más vale ir con tiempo: los días de mucho turismo hay mucha, mucha cola.

dragón de cracovia
Fotografía de Timon91

Merece la pena echarle un ojo. No deja de ser una atracción para turistas, pero es una de las historias típicas de Cracovia y los niños van a querer sacarse una foto con el dragón.

5. Campo de exterminio de Auschwitz

Visitar algun campo de concentración o exterminio es algo que todos deberíamos hacer alguna vez en la vida, para no olvidar lo que pasó allí hace décadas. Y Auschwitz (situado a 70Km de la capital) es probablemente uno de los campos más conocidos. Hay varias formas de llegar hasta allí con grupos organizados y guiados.

El campo está dividido en tres partes: Auschwitz I, campo de concentración original, y Auschwitz II (Birkenau), construido en 1941 como campo de exterminio. Finalmente Auschwitz III, un campo de trabajo que no se incluye en la visita habitual.

Birkenau es un campo de exterminio con 5 (¡cinco!) hornos crematorios y cámaras de gas. En cada una cabían hasta 2000 prisioneros. Los nazis lo destruyeron casi todo, y solamente queda en pie una cámara de gas en Auschwitz I.

Sea como sea, es una visita más que interesante: con un par de días tienes la ciudad vista, y el tercero quizá sea mejor destinarlo a viajar hasta Auschwitz.

Es recomendable contratar el tour por el campo para saber exactamente qué estás viendo. Cuesta un poco menos de 10€. En la primera parte del campo se pueden ver varias fotografías, exposiciones y objetos personales de las personas que tuvieron que pasar por allí, en edificios de ladrillo muy bien conservados.

birkenau campo de exterminio cracovia
Birkenau. Fotografía de MrJamesAckerley

La segunda parte, Birkenau, es más descriptiva y es lo que reconocemos mejor como campo de exterminio, quedan menos barracones de pie pero algunos se pueden visitar (como el Barracón de la Muerte) así como las ruínas de los crematorios. Es tan enorme que es imposible verlo todo. Cabían hasta 100.000 prisioneros.

Relacionado con el tema, en Cracovia también se puede visitar la fábrica de Oskar Schindler, la famosa fábrica de la película La Lista de Schindler, que está basada en hechos reales que sucedieron en Cracovia durante la ocupación nazi. En la actualidad encontramos el Museo Oskar Schindler.

6. Las minas de sal de Wieliczka

La visita a las Minas dura medio día, como en Auschwitz. Por eso, si vas 3 o 4 días a Cracovia, nuestra recomendación es que hagas una visita o la otra. Aunque gestionando bien los transportes se pueden hacer las dos y no perderse nada de la ciudad, ten en cuenta que en verano o en épocas de mucho turismo el acceso a las minas de sal es muy lento (no se puede ir por libre, solamente en grupos).

Las minas de sal (abiertas en el siglo XIII) es otro de los lugares de Polonia declarados Patrimonio de la Humanidad.

La visita guiada por el interior, que dura unas tres horas y recorre unos 3 kilómetros y medio, se hace bastante llevadera pese a que es un poco monótona en algunos momentos.

minas de sal de Wieliczka, Polonia
Todo lo que se ve en la imagen está hecho de sal. Bueno, menos la gente y las lámparas. Fotografía de King-of-Herrings.

Todo el mundo avisa del frío que hace en el interior. Una vez dentro no hay para tanto, pero no está de más llevarse una chaqueta por si acaso. Eso sí: si sois aprensivos a los espacios cerrados tened en cuenta que estamos hablando de una mina…y de un ascensor que sube casi 140 metros (¡para bajar hay que usar las escaleras!).

Bonus: Los hermanos que se matan para construir las torres más altas

Cuenta la historia que la basílica de Santa Maria, en la Plaza del Mercado (tenéis la foto un poco más arriba), tiene las dos torres desiguales porque dos hermanos arquitectos compitieron para ver quién podía hacerla más alta y terminarla antes. Como iba perdiendo, el hermano mayor, responsable de la torre norte, asesinó al pequeño y tiró su cuerpo al Vístula. Luego, arrepentido de lo que había hecho, se tiró de su torre.

En verano se puede subir hasta arriba del todo de la basílica y disfrutar de la mejor vista aérea de Cracovia.

Visitar Cracovia: puntos de interés

Sabemos que Cracovia es un destino que está de moda (igual que Praga, por ejemplo). Lo bueno es la situación que tiene la ciudad polaca: es un buen sitio para incluir en alguna ruta por el centro de Europa, por ejemplo por el Parque Nacional de los Tatras, en Eslovaquia.

La maravillosa foto del principio del post es obra de smif.

¡Comenta!

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *