Qué ver en una semana en la Selva Negra

No lo cuentes, pero en el sur-oeste de Alemania se esconde el mejor secreto de este país. Delimitando con Francia, el Rin y Estrasburgo por un lado. Con Suiza por el sur. La región de la Selva Negra es mucho más que bosques frondosos. Es cascadas, lagos, rutas dónde perderse deliberadamente tanto a pie como en coche, y es pueblos, muchos de visita obligada, que nos transportan a un escenario de cuento difíciles de encontrar en otros sitios.

Es uno de esos viajes a Alemania que no puedes perderte.

La región de la Selva Negra se adapta al viajero. Si viajas en familia no lo dudes, para los más pequeños es un destino ideal. Apetece mucho planear días de picnic en sus muchas llanuras cercanas a los lagos. Pero, si eres un enamorado de los paisajes y buscas el aire fresco de la montaña, también es tu viaje. Y si lo que te emociona es conducir, recorrer un país desde tu volante, resulta que también la Selva Negra se adapta a eso.

Así que, sea como sea que hayas decidido viajar, toma buena nota de nuestras recomendaciones.

Viajar con niños a la Selva Negra

Selva Negra, Schwarzwald en alemán, es un destino que se ha ido adaptando al visitante y cada vez más está orientado a recibir a familias con niños.

En Bedooin.com hace tiempo que publicamos un viaje especialmente diseñado para los más pequeños de la casa. Se trata de un completo y económico viaje desde 370€ de siete noches que incluye: vuelos, apartamento, coche de alquiler, la tarjeta de descuentos de toda la región para numerosas actividades y un día completo en el parque Europa Park.

  • La Tarjeta SchwarzwaldCard que te incluimos es para 3 días (consecutivos o no) y ofrece  más de 140 puntos con descuentos para visitas guiadas, actividades al aire libre, museos, parques, funiculares, spas y entradas gratuitas por toda la región de la Selva Negra.
  • Uno de los tres días también tienes la entrada incluida al parque Europa Park. Es un magnífico parque de atracciones con sus montañas rusas, toboganes acuáticos y columpios. Está abierto cada día de 9 a 18h y se encuentra en Rustcon. Es el día que los niños esperan con más ilusión.
  • Como visita recomendada con los peques, no puedes perderte el Museo Vogtsbauernhof, situado en un precioso enclave y al aire libre cuenta, de manera muy amena, las costumbres de la región. Tiene animales de granja, restaurante y parking. En una vista de un par de horas toda la familia se volverá una experta en tradiciones y costumbres de la Selva Negra. El precio ronda los 5 – 9€/ persona dependiendo de la edad. Se encuentra en Baden-Wurtemberg.
Feldberg, Selva Negra
Feldberg, Selva Negra

Senderismo para todos los ritmos

Viajar a la Selva Negra para conocer sus bosques, senderos y paisajes a pie es una gran idea. Es un destino que queda cerca y los paisajes son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados. Fue uno de los primeros destinos del mundo en publicar mapas y guías así que tienen mucho recorrido en este ámbito. Eso sí, lleva siempre una manga larga porque los bosques son tan frondosos que hasta en verano la humedad se apodera de ellos.

Hay tres rutas, las más largas y que entre las tres cubren toda la Selva Negra. Son la ruta Westweg, la Mittelweg y la Ostweg. A parte, hay otras 14 rutas largas que hacen muy accesible a pie cada montaña y paisaje. Te recomendamos visitar la web de Turismo de Selva Negra para ampliar la información sobre senderismo y entrar en materia.

Como la Selva Negra tiene de todo a nivel natural, no puedes perderte sus cascadas y lagos. No solo son preciosos ellos mismos en su esencia sino que los caminos que te llevan allí van alimentando las expectativas de lo que viene después. Por nuestra parte te recomendamos los lagos de Feldsee, Mummelsee, Schluchsee y Titisee. Y si hablamos de cascadas, no vuelvas sin haber remojado los pies en Triberg, Allerheiligen y Todtnau.

Cascadas de Gertelsbacher, Selva Negra
Cascadas de Gertelsbacher, Selva Negra

¿Eres más de conducir?

Conducir por la Selva Negra no tiene secreto. Aunque las carreteras son en algunos casos estrechas, todo lo que necesitas es precaución y buscar zonas para ir parando porque te lo pedirá el cuerpo al ver aparecer los infinitos paisajes abrirse camino ante ti. Te proponemos estas tres rutas:

  • Una ruta obligatoria es la Schwarzwald Panoramastrasse, panorámicas de la Selva Negra a tu alcance durante unos 50 km. Se trata de recorrer la carretera que une los pueblos de Waldkirch, Glottertal, St. Peter, St. Märgen, Breitnau, Titisee-Neustadt, Hinterzarten y Feldberg y cuyos paisajes son los más bonitos de la Selva Negra (eso es opinión personal). Este mapa te ayudará a preparar el recorrido.

  • También puedes aprovechar para conducir por la carretera 500, conocida como la ruta Schwarzwaldhochstrasse (carretera de la Alta Selva Negra). Va desde Baden – Baden a Freudenstadt y son un total de 65 km. Incomparables vistas del Valle del Rin, de los Montes Vosgos (Francia) y pasa también por el lago Mummelsee. Te recomendamos llegar hasta el mismo Freudenstadt, es un encanto.
  • La ruta por los relojes de Cuco también te parecerá curiosa. La Selva Negra esconde los más grandes del mundo. Se dice rápido. Anota estos cuatro pueblos para que no te pierdas los más impactantes: Höllsteig, Niederwasser, Schonach y Schonachbach.

Si ya te ves conduciendo por esos paisajes echa un vistazo a nuestra propuesta de 7 noches por la Selva Negra con vuelos, apartamento y coche de alquiler desde 393€.

¿Te has quedado con ganas de saber más sobre esta región del sur de Alemania? Recuperamos este post sobre los mejores pueblos de la Selva Negra.

selva-negra

¡Comenta!

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *