Qué ver en Split, la Costa Dálmata de Croacia

¿Qué a todos nos gustaría tener más días de vacaciones? No digo nada nuevo. Pero en la mayoría de los casos tenemos un mes y lo queremos aprovechar al máximo. Así que, más allá de ese mes en el que seguramente nos vamos muy muy lejos de viaje, organizamos algún fly & drive o gran ruta, hay 52 fines de semana al año que también tienen derecho a ser especiales. ¿Y por qué no dedicar uno a Split? Hoy te cuento qué ver en Split en una escapada de 3 días.

Seguro que te suena la Costa Dálmata de Croacia, esa zona central de Croacia que combina parques naturales; playas salvajes y otras de más conocidas; ciudades históricas y monumentales; cultura; gastronomía y, en resumen, la esencia del Mediterráneo.

De las cuatro ciudades más conocidas que forman las regiones de Dalmacia (Zadar, Sibenik, Split y Dubrovnik)  yo he tenido la suerte de escaparme a Split, la segunda ciudad más grande de Croacia después de Zagreb. Me encantó. Hay mucho que ver en Split.

Vacaciones en Split

Split es un destino cómodo para una escapada ya que nos separan sólo un par de horas de avión. No soy muy fan de volar aunque sí de viajar. Pero este vuelo fue especial. Nunca olvidaré las vistas desde el avión cuando nos aproximábamos al aeropuerto. El Adriático se abría camino entre infinidad de islas. Sabes que Croacia tiene 1.246 islas, ¿no?. Así que esta es mi primera recomendación, elige ventanilla para el vuelo.

Split y el monte Marjan
Split y el monte Marjan

Croacia tiene moneda propia, la Kuna croata. En mi caso viajé con euros y cambié a Kuna a mi llegada pero vale la pena ir con algo cambiado por si nos encontramos con algún contratiempo. De todos modos, se puede pagar con tarjeta sin problema.

El aeropuerto es muy práctico y al salir del avión, en nada, ya estaba la cinta con las maletas dando vueltas. El traslado del aeropuerto de Split hasta la ciudad fue rápido. Son 23 km que pasan volando y la carretera resigue la costa. Así que seguí pegada a la ventanilla, con preciosas vistas y respirando el mar.

Una vez me acomodé en el hotel y dejé la maleta no pude resistirme a salir a perderme por Split. Bueno, intenté perderme pero la verdad que es una ciudad que concentra todo lo interesante que ver en un casco antiguo pequeño, muy acogedor y cuidadosamente mantenido. Te recomiendo que el alojamiento esté en la zona del casco antiguo o alrededores ya que para un par de noches vale la pena estar cómodo y moverte andando.

Split es una ciudad construida a partir de su impresionante monumento milenario, el Palacio de Diocleciano, y fue declarado todo el conjunto Patrimonio de la Humanidad. En poco más de 3 hectáreas limitadas por muros se sucede la vida de 3000 personas. Simplemente impresionante.

Plaza de Split
Plaza de Split

Al grano, ¿qué ver en Split en 3 días?

Desde mi experiencia, estos son los 5 lugares de interés de Split:

  1. Visita del Palacio de Diocleciano y sus sótanos
  2. Pasear por la Riva, el paseo marítimo de Split
  3. Entrar en la Catedral de San Domnius y subir a la torre
  4. Subir a la colina Marjan
  5. Dejarte llevar al ritmo de la ciudad

El palacio Diocleciano y sótanos

Mi impresión fue que Split es sinónimo de Palacio de Diocleciano y dentro de éste se encuentran los otros elementos significativos y que dotan de carácter a la ciudad. Para mí era impresionante entrar y salir desde sus accesos principales, las puertas de Oro y Plata. Me detenía a observarlas cada vez antes de atreverme a cruzarlas. Millones de piedras llenas de historia y que siguen hoy sumando días. El Palacio de Diocleciano es un monumento histórico de casi 2000 años y se consideran las ruinas mejor conservadas de un palacio romano en el mundo.

Split
Palacio de Diocleciano

Pasea por La Riva

Riva es el paseo marítimo de Split. Es encantador. Zona peatonal, con terrazas de bares, restaurantes y lleno de vida. Durante la noche el paseo coge un tono anaranjado precioso fruto de la iluminación y me enamoró. Además, la Riva de Split pasar a ser una animada zona de ocio nocturno. Riva delimita con el puerto y con una de las fachadas del Palacio de Diocleciano.

La Riva, Split
La Riva, Split

Catedral de San Domnius

A primera vista lo que nos atrae de la catedral es su campanario medieval y merece la pena subir a lo alto para aprovechar las vistas que ofrece sobre Split. Pero antes de que se construyera la catedral se encontraba allí el mausoleo del emperador romano Diocleciano, y a mediados del siglo VII se convirtió en catedral. Particularmente me gusta visitar estos lugares con un guía para no perderme detalle, aunque son sitios tan impresionantes que solamente con un paseo ya te impregnas de historia.

Catedral de Split
Catedral de Split

Monte Marjan

Es la colina que queda justo al oeste de la ciudad. Aunque su punto más elevado es de sólo 178 metros sobre el nivel del mar, ofrece las mejores vistas de Split, de las islas y de la zona de Trogir y Kastela Solin. Y si tienes tiempo, en monte Marjan está la galería más visitada de Split, la galería Ivan Mestrovic.

Déjate llevar por el ritmo de Split

Me encantó la ruta que yo misma me encontré recorriendo, la ruta de las plazas. Hay tres plazas principales en Split que son núcleos de vida de la ciudad. La plaza Prokurative o de la República; la Pjaca o Plaza del Pueblo; la Plaza de la fruta.

Hay algo obligatorio en Split. Se trata de tocar el ya reluciente dedo del pie de la estatua del Obispo Gregorio de Nin, obra del escultor croata Ivan Mestrovic. Se dice que trae suerte y por ahora no me quejo. El obispo se hizo famoso por su constante apuesta porque el croata fuera el idioma en el que se realizaran los oficios religiosos.

Una opción para dejarse llevar, y esta vez literalmente, es coger un barco en el muelle de Split. La vida croata también sucede en el mar. Cógelo para hacer un recorrido entre puertos de la zona o para trasladarte a alguna isla cercana. Puedes pedir más información y opciones en la oficina de turismo de la ciudad. Siempre es útil tenerla localizada.

Sólo si eres fan de Juego de Tronos tienes la motivación añadida para viajar a Split. A partir de la segunda temporada se empezó a rodar en espacios de Croacia, y concretamente en Split se utilizaron: el Palacio Diocleciano, la fortaleza de Klis, el río Zrnovnica, Baska Voda y el pueblito de Kastela. Incluso se pueden encontrar tours guiados por estos lugares.

Kastel Gomilica, Juego de Tronos
Kastel Gomilica, Juego de Tronos

Como cada año desde hace 50 años, la ciudad de Split celebra el Festival de Verano. Entre el 14 de julio y el 14 de agosto se dan obras de teatro, bailes y conciertos. Si vas en esa época entérate de los espectáculos y horarios, y sobre todo reserva con tiempo el viaje porque el festival tiene mucho éxito.

En resumen, hay mucho que ver en Split. Busca la excusa que quieras mientras no sea quedarte en casa y convierte tus fines de semana en escapadas.

¡Comenta!

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *