¿Cómo es la ceremonia del Te Japonés?

Hoy voy a hablaros de una de las ceremonias más arraigadas de este país. La Ceremonia del té en Japón, en japonés cha-no-yu, chadō, o sadō.

Consiste en una forma ritual de preparar té verde o matcha, Cha-no-yu significa literalmente: agua caliente para el té y se refiere usualmente a una ceremonia individual, mientras que sadō o chadō (el camino del té”) se refiere al estudio o doctrina de la ceremonia del té.

Hay muchos otros “caminos de vida” en la cultura japonesa como:

  • El camino de la energía y la armonía, Aikidō
  • El camino de las flores, Ikebana
  • El camino de la caligrafía, Shodō
  • El camino de la pintura, Kaiga

Todos ellos están íntimamente relacionados con el camino del té, ya que llegar a ser un maestro en el arte de esta práctica puede llevar muchos años e incluso una vida entera. Hay que estar familiarizado con la producción y los tipos de té, además del kimono, la caligrafía, el arreglo floral, la cerámica, incienso, suiseki y un amplio abanico de otras disciplinas y artes tradicionales.

El té fue introducido en Japón durante el siglo IX por los monjes budistas de China. Hacia el siglo XII se introdujo una nueva forma de té, el conocido té matcha.

Se trataba del té verde, extraído de la misma planta que el té negro, pero sin fermentar, y fue usado durante los rituales religiosos en los monasterios budistas. Un siglo más tarde, en el XIII, los samurái comenzaron a preparar y beber matcha y los pilares de la ceremonia del té fueron erigidos.

Pero no fue hasta el siglo XVI, cuando gracias a Sen no Rikyu, quizás la más conocida y respetada figura histórica en la ceremonia del té, cuando se introdujo un concepto más místico, el de ichi-go ichi-e (“un encuentro, una oportunidad”). Una creencia de que cada encuentro debería ser atesorado ya que podría no volver a repetirse, lo que generó los principios de la armonía, respeto, pureza, y tranquilidad que actualmente son el centro de la ceremonia del té.

Hoy en día, tanto en los colegios, como en las universidades, se enseña esta tradición, porque incluso para participar como invitado en una ceremonia del té formal, se requieren conocimientos de los gestos y posturas adecuados, de las frases que se esperan, la manera apropiada de tomar el té y los dulces, es decir, de la conducta general que hay que adoptar en la sala del té.

Ceremonia tradicional del te en japon

Tipos de Ceremonia de Té

Hay dos tipos de ceremonia:

  • Cha-ji, que sería una ceremonia del té completa, compuesta por una comida frugal (kaiseki), un té ligero (usucha) y un té espeso (koicha), prolongándose aproximadamente cuatro horas
  • Chakai, que es prácticamente igual, pero sin incluir el kaiseki.

Elementos necesarios para hacer una Ceremonia del Té Tradicional japonesa

1) La sukiya o casa de té.

Aunque la ceremonia del té se puede celebrar en casa, es costumbre el llevarla a cabo en una casa especialmente dedicada a ello, que recibe el nombre de sukiya. Consiste en una sala de ceremonias (cha-shitsu), una sala para los preparativos (mizu-ya), una sala de espera (yoritsuki) y un camino de acceso (roji) flanqueado por un jardín, que acaba en la puerta de la casa de té. Dicho edificio suele estar situado en una zona arbolada.

2) Utensilios.

Los utensilios son el cha-wan (tetera), el cha-ire (recipiente para el té), el cha-sen (agitador especial de bambú) y la cha-shaku (cucharón de servir, de bambú). Estos utensilios suelen ser valiosos objetos artísticos, y muchos de ellos suelen pasar de generación en generación.

Utensilios de la ceremonia del te

3) Ropas y ornamentos.

En cuanto al vestuario, es preferible elegir los colores poco llamativos. Cuando se trata de ceremonias formales, los hombres llevan kimonos de seda de colores lisos, con los blasones de la familia y los tradicionales tabi (calcetines) blancos. Los invitados deben traer un pequeño abanico plegable y unas cuantas kaishi (servilletas de papel pequeñas), cada uno.

Fases Principales de la Ceremonia del Té en Japón:

Primera fase: comida ligera, kaiseki

Los invitados entran a gatas, como gesto de humildad. En la sala hay un horno de albañilería fijo, en número de cinco, se reúnen en la sala de espera. El maestro de ceremonias aparece y los conduce, por el camino del jardín, hasta la sala de ceremonias. A un lado del camino hay un recipiente de piedra con agua fresca, en el que los invitados se lavan las manos y se enjuagan la boca.

Cada invitado se arrodilla ante la capilla o tokonoma y hace una reverencia respetuosa. A continuación, con su abanico plegable colocado ante sí, admira la estampa o pintura colgada en la pared de la tokonoma. Una vez que todos los invitados han terminado de admirar estos artículos, se sientan; el invitado principal se coloca más cerca que los demás del maestro de ceremonias. Una vez que éste y los invitados han intercambiado las cortesías de rigor, se sirve la kaiseki, que termina con unos dulces a manera de postre.

Segunda fase: pausa intermedia, Nakadachi

Cuando el maestro de ceremonias lo indica, los invitados se retiran a un banco destinado a ello, colocado en el jardín interior que rodea a la casa de té.

Tercera fase: té espeso, Goza-iri

El anfitrión hace sonar un gong de metal, situado cerca de la sala de ceremonias, con lo cual indica el principio de la fase principal del rito. La costumbre establece que el gong se haga sonar cinco o siete veces. Después de repetir las abluciones purificadoras en el recipiente de agua fresca, los invitados vuelven a entrar en la sala.

Los recipientes de cerámica para el agua y el té están ya colocados en sus sitios. A continuación, entra el maestro de ceremonias, que lleva en sus manos la tetera, con el agitador de bambú dentro y el cucharón de bambú encima.

Te matcha japon, ceremonia

El maestro de ceremonias levanta el cucharón y el recipiente del té y coloca el matcha (tres cucharadas por invitado) en el cuenco; a continuación, llena el cucharón de agua caliente, que toma del recipiente colocado al fuego, vierte un tercio del agua en el cuenco y devuelve el resto al recipiente. Luego agita la mezcla con el agitador de bambú, hasta que adquiere un aspecto y consistencia similar a una sopa de guisantes espesa. Esta mezcla recibe el nombre de koicha.

El maestro de ceremonias coloca el cuenco en su lugar correcto cerca del brasero o el hornillo y el invitado principal se desplaza sobre sus rodillas para tomar el cuenco. Este invitado hace una inclinación a los demás y coloca el cuenco en la palma de su mano izquierda, al tiempo que lo sujeta por uno de sus lados con la derecha. Toma un sorbo, alaba su sabor y toma otros dos o más sorbos.

Luego limpia la parte del borde que ha tocado con los labios, sirviéndose de una de las servilletas de papel (kaishi), y pasa el cuenco al invitado siguiente que repite las operaciones del invitado principal.

El cuenco pasa luego sucesivamente a los demás invitados hasta que todos han bebido su parte del té. Una vez que ha terminado el último invitado, éste devuelve el cuenco al invitado principal, que lo entrega al maestro de ceremonias.

Cuarta fase: Té claro, Usucha

Se diferencia del koicha sólo en que el matcha que se utiliza está hecho de las hojas jóvenes de plantas que tienen entre tres y quince años de edad. La mezcla verde que se consigue así tiene consistencia espumosa.

Una vez que el maestro de ceremonias ha sacado los utensilios de la sala, hace una reverencia en silencio ante los invitados con lo que indica que el rito ha terminado.
Los invitados entonces abandonan la sukiya, seguidos por la mirada del maestro de ceremonias.

Si queréis descubrir esta y otras de las muchas tradiciones que esconde este país podéis encontrar más información sobre nuestros viajes a Japón en: https://www.bedooin.com/es/japon

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *